ENGLISH
Portada GTCIT Viajes, Hoteles y Vacaciones Vuelos y Boletos Aereos Préstamos y Créditos Madrid Barcelona
Ciudad de México Guadalajara Monterrey Puebla Tlaxcala Ciudad de Guatemala Guatemala



Los Pokomames


          Article may be not complete and may be subject to copyright. original article is
          on the page: http://www.gtcit.com
2014 Revista GTCIT Magazine
Visitar Website del Autor this link will take you to the website this article was originally published in
GTCIT no tiene una línea editorial no publica opiniones propias ni es autor de ninguno de los materiales que publica, los contenidos, textos, fotografías, ilustraciones, dibujos, pinturas, poemas, ensayos, blogs, noticias, nombres comerciales, logos y marcas que aparecen dentro de Revista GTCIT Magazine son propiedad de sus respectivos autores. Los contenidos publicados en Revista GTCIT Magazine pertenecen a sus propios autores. GTCIT no publica contenidos propios salvo donde se indique expresamente.



Image is a Thumbnail, may be distort and may be subject to copyright. original image is on the page: https://sites.google.com/site/guatemalarevista/_/rsrc/1281403257568/los-pokomames/Los%20Pokomames.jpg


Image is a Thumbnail, may be distort and may be subject to copyright. original image is on the page: https://sites.google.com/site/guatemalarevista/_/rsrc/1281403306321/los-pokomames/Los%20Pokomames01.jpg




Investigación del Doctor ROBERT M. HILL, II Los Pokomames A principios del siglo XVI, antes de la conquista española, los grupos indígenas pokomames (poqomames) controlaban un territorio relativamente extenso, que incluía la mayor parte de los actuales Departamentos de Guatemala, Jalapa y Jutiapa, así como el área de Ahuachapán, en El Salvador; en la actualidad, sin embargo, aquel territorio ha quedado reducido a unos pocos poblados. Los únicos municipios donde todavía hay hablantes de pokomam son: Chinautla y Mixco, y quizás Petapa, Amatitlán y San José Pinula, en el Departamento de Guatemala; Palín, en el Departamento de Escuintla; y San Luis Jilotepeque, San Pedro Pinula y San Carlos Alzatate, en el Departamento de Jalapa. En la parte más occidental de El Salvador, en los municipios de Ahuachapán, Chalchuapa y Santa Ana, hay algunos hablantes de pokomam. Las investigaciones históricas y antropológicas que se han realizado sobre los pokomames muestran aspectos innovadores, por lo que se refiere a su etnohistoria, campo en el que últimamente algunos autores, como Jorge Luján Muñoz, han adelantado algunos estudios interesantes. También han sido tratados ampliamente los temas relativos a su etnografía, pero aún son escasas las investigaciones arqueológicas que permitan reconstruir a cabalidad su organización social y política prehispánica. Arqueología Durante muchos años se pensó, sobre la base de lo que escribió Francisco Antonio de Fuentes y Guzmán, que el sitio arqueológico denominado Mixco Viejo era la ’capital’ más importante del señorío pokomam al momento de la llegada de los españoles, y que ese lugar fue escenario de una sangrienta y decisiva batalla entre dicho pueblo y los españoles. Por lo que refirió otro cronista colonial, Fray Francisco Ximénez, había ya sospechas de que Fuentes y Guzmán estaba equivocado en la identificación de dicho poblado. Tales sospechas se confirmaron gracias a los datos proporcionados por una serie de investigaciones, como las de Robert Carmack, que han dejado en claro que Mixco Viejo, lejos de ser la capital de los pokomames, fue un centro importante de los akajales o chajomás, de idioma cakchiquel (kaqchikel). Tal confirmación significa que, actualmente, no se dispone de ningún sitio pokomam explorado científicamente por investigadores competentes. Ciertamente, se conocen de manera superficial algunos sitios pokomames antiguos, tales como el lugar denominado Chinautla Viejo, descubierto por Edwin M. Shook, pero éstos no han sido todavía objeto de la necesaria atención de los especialistas. El referido Chinautla Viejo era uno de los sitios defensivos que dominaban la parte norte del valle de la ciudad de Guatemala, los cuales estaban realmente ocupados por los antiguos pokomames. Cuando éstos fueron conquistados por los españoles, se les congregó en el pueblo de Mixco. De esta manera, puede decirse que Chinautla Viejo es el verdadero Mixco prehispánico. A pesar de la poca atención que se ha concedido a este lugar, se trata de un sitio importante, que debería ser extensamente investigado y restaurado como monumento cultural del pasado histórico del país. Otro tanto ocurre con algunos otros lugares de las inmediaciones de San José Pinula y de San Luis Jilotepeque, en Guatemala; y de Chalchuapa y Ahuachapán, en El Salvador, que también necesitan de exploraciones arqueológicas formales. Por lo que se ve, los pokomames no han tenido la suerte de los quichés (k’iche’s) del Altiplano o de los mayas de las Tierras Bajas, que casi han acaparado el interés de los arqueólogos. La falta de información sobre aquel pueblo impide contestar muchas preguntas acerca de sus orígenes, límites territoriales, organización sociopolítica y otros aspectos importantes. Desafortunadamente, tampoco es muy abundante lo que las fuentes históricas ofrecen sobre el particular.

Documentos Nativos La posibilidad de delimitar los antiguos señoríos pokomames a partir de los documentos o crónicas escritas por ellos mismos es prácticamente nula, por la sencilla razón de que no existen tales documentos o, si existieran, no han sido localizados todavía. Sería afortunado que estuvieran a la espera de algún celoso investigador que lograra descubrirlos. Por el momento, sólo se conoce un escrito, más o menos histórico, llamado Título de los señores de Cag Coh, que recoge algunas tradiciones del pueblo pocomchí (pokomchi’) de San Cristóbal Verapaz. Sin embargo, el texto corresponde a una versión castellana, y no se conoce el original en lengua indígena. Además, el valor histórico del documento se limita de modo considerable por el hecho de que éste corresponde a una fecha tan tardía como 1785, aun cuando es bastante probable que el original pertenezca a un período más antiguo. Documentos Coloniales La falta de documentos escritos por los propios pokomames se ve compensada por la información que sobre este pueblo puede encontrarse en los documentos coloniales de los siglos XVI y XVII. Entre éstos tienen particular importancia los diccionarios de la lengua pokomchí-pokomam, que recopilaron los frailes dominicos Francisco de Viana, Diego de Zúñiga y Pedro Morán, así como las descripciones que escribió el último de los tres, a partir del contenido de dichos diccionarios. Otra fuente muy valiosa, relativa a los pokomames, es la parte pertinente de la relación del religioso Thomas Gage, quien, en su calidad de fraile dominico, trabajó varios años como párroco de Mixco, así como lo hizo en otros pueblos del valle de Guatemala, durante la tercera década del siglo XVII. Sus descripciones abordaron preferentemente las condiciones generales de la época colonial que le tocó vivir, pero también proporcionaron interesantes datos sobre la cultura tradicional de sus feligreses. Francisco Ximénez, Bartolomé de Las Casas y Francisco Antonio de Fuentes y Guzmán dejaron, asimismo, datos históricos sobre los orígenes, cultura y territorios ocupados por los pokomames, pero se trata de información que, lamentablemente, no ha sido comprobada por la vía independiente de la Arqueología, en razón de la ya aludida falta de este tipo de investigaciones. Otros documentos coloniales, que por lo general no han sido utilizados por los investigadores (aunque en esto hay algunas excepciones), son los numerosos escritos de carácter administrativo. Este cuerpo de documentos contiene, sin duda, un gran acervo de datos, en buena parte todavía pendientes de ser aprovechados por los historiadores. Origen de los Pokomames Existen dos teorías principales acerca del origen de los pokomames. La primera está basada en la opinión del cronista Ximénez, quien consideró que eran originarios de la región de Cuscatlán, en la parte occidental de la actual República de El Salvador. Esta teoría, generalmente aceptada hasta hace poco tiempo, consideraba que estos antiguos pokomames cuscatlecos se dispersaron, probablemente como consecuencia de su crecimiento demográfico, a una serie de centros en el Oriente guatemalteco, al valle de Guatemala y a las Verapaces, así como a la región de Acasaguastlán. Según la misma versión, los pokomames de Baja Verapaz fueron desalojados, durante el Postclásico Tardío, por grupos de idioma quiché, conocidos también en ese período como Rabinaleb. Al parecer, ello provocó la separación de los pokomames en dos ramas: la de los pokomchíes, establecida en Alta Verapaz, y la de los propiamente pokomames, que seguramente permaneció en el valle de Guatemala, el Oriente guatemalteco y el occidente de El Salvador. Por ese mismo tiempo, los que habían permanecido en Cuscatlán, tras la dispersión de la mayoría, no pudieron defender su antiguo territorio ante la invasión de los pipiles procedentes de México, y quedaron reducidos, en El Salvador, a solamente tres lugares: Chalchuapa, Ahuachapán y Atiquizaya. La segunda teoría proviene de las propias tradiciones históricas del pueblo pokomam, tal como se desprende de los pocos datos contenidos en el anteriormente mencionado Título de los señores de Cag Coh, así como de los documentos correspondientes a un litigio entre el pueblo de Mixco y los Sacatepéquez, que se desarrolló entre 1573 y 1575. Según esta versión, los pokomames se consideraban originarios de Tecocistlán, es decir de la Verapaz, y su verdadero nombre era Chicnoatecas. Con el paso del tiempo se dividieron, y cuatro grandes grupos emigraron hacia el sur, quedándose en la Verapaz los que posteriormente llegaron a ser los pokomchíes. Uno de los grupos emigrantes se estableció en el valle de Guatemala, donde fundó los pueblos de Mixco, Chinautla, Petapa, Amatitlán y Pinula. Un segundo grupo se asentó en la región de los actuales municipios de San Luis Jilotepeque y San Pedro Pinula, ambos del Departamento de Jalapa, y es probable que llegara más al oriente, hasta Santa Catarina Mita, pueblo de idioma pokomam durante la Colonia. El tercer grupo se estableció en el occidente de El Salvador. Esta teoría está en franca contradicción con la de Ximénez, que hace de esta última región el centro más antiguo y origen de este pueblo. De esta manera, los pokomames se habrían asentado en El Salvador en épocas más recientes y habrían desalojado parcialmente de sus tierras a los pipiles que allí encontraron. Finalmente, un cuarto grupo emigró a la región denominada Izcuintepeque. El nombre es muy parecido a Escuintla, pero difícilmente puede tratarse de este lugar, que se sabe era un señorío pipil en el Postclásico Tardío. Es más probable que el mencionado Izcuintepeque se refiera a la parte sur del valle de Guatemala, representada por los pueblos de Palín, Amatitlán y San Vicente Pacaya. Podría, asimismo, tratarse de alguna zona de la Bocacosta, cercana al valle, todavía no identificada. De cualquier modo, estos diferentes grupos seguían reconociéndose todos como pertenecientes a una sola nación. Es interesante, en este sentido, comprobar que, hasta el siglo XVIII, cuando los vecinos de los pueblos pokomames del valle de Guatemala contraían matrimonio con personas extrañas a su pueblo natal, lo hacían preferentemente con gentes de la misma etnia pokomam, para lo cual recurrían, si era necesario, aun a las lejanas tierras salvadoreñas. La segunda teoría acerca del origen de los pokomames, basada en su propia tradición, se encuentra de algún modo apoyada por las más recientes investigaciones etnohistóricas y arqueológicas hechas en El Salvador. En efecto, tanto en Chalchuapa (grupo tazumal) como en otros sitios de ese país hay evidencias de que los pipiles se asentaron en el Postclásico Temprano, mientras que los restos que pueden atribuirse allí a los pokomames son posteriores, o sea del Postclásico Tardío. Ello quiere decir que los segundos, lejos de ser los habitantes más antiguos de la región, llegaron después, y desalojaron a los pipiles poco antes de la conquista española.

Organización Territorial y Política La anteriormente aludida falta de investigaciones arqueológicas centradas específicamente en los antiguos pueblos pokomames, también limita de manera considerable el estudio de su organización. Sin embargo, no cabe duda de que ésta debió haber sido bastante semejante a la del pueblo quiché, y que el molab, o entidad organizativa básica de los pokomames, era el equivalente del chinamit de los quichés. Asimismo, entre los primeros existió el tipo de jerarquía social y la división entre aristócratas y plebeyos, que prevalecía entre los de la rama quiché. En ambos pueblos las unidades primarias (molab-chinamit) se encontraban integradas a un nivel superior, el del amak, aunque en el caso de los pokomames es bien poco lo que se sabe acerca de estas confederaciones. La mejor información corresponde al señorío que, después de la Conquista, llegó a ser el pueblo de Mixco, en la parte occidental del valle de Guatemala. Algunos de los datos se conocen indirectamente, a través de sus vecinos los cakchiqueles chajomás, mejor conocidos que los pokomames. El de Mixco compartía con otros señoríos pokomames el dominio sobre el fértil valle de Guatemala. Los mixqueños ocupaban la parte norte de éste y tenían su centro principal en el sitio hoy conocido como Chinautla Viejo, que parece haber sido la población prehispánica más importante de todo el valle. Según las investigaciones realizadas por el estadounidense Lawrence Feldman, su nombre antiguo era Beleh, que significa ’entre los nueve’, probablemente con referencia a que allí tenían su capital nueve señores o cabezas de molab. De acuerdo con las primeras exploraciones hechas por Edwin Shook, el sitio es un conjunto de cuatro agrupaciones, de las cuales Beleh era la central, por lo menos con cinco o seis grupos de estructuras. Las otras dos, llamadas Guías y Dale, eran baluartes o fortificaciones que guardaban la entrada a Beleh, desde el sur. Es difícil establecer qué territorio controlaban desde su capital los antiguos mixqueños. Por el norte, es seguro que estaban limitados por los cakchiqueles chajomás, que ocupaban una zona que comenzaba en San Antonio Las Flores, actual aldea del municipio de Chinautla, en la que aún existe un sitio arqueológico chajomá. En cambio, no se sabe hasta dónde se extendían por el sur, en el valle de Guatemala, en las tierras donde, tras la Conquista, los españoles fundaron grandes estancias y labores de trigo. Los documentos coloniales permiten conocer algo acerca de otros límites del antiguo señorío pokomam de Mixco. Es bueno recordar, a este respecto, que según la legislación indiana, cuando los españoles fundaron los pueblos de indios, en el siglo XVI, se permitió que estos últimos continuaran en la posesión de sus antiguos terrenos, de manera que tales pueblos coincidían bastante con las divisiones territoriales prehispánicas. Según un documento que data de 1750 y que ha sido analizado por Lawrence Feldman, parece que el antiguo territorio de los pokomames de Beleh tenía los mismos límites que los pueblos coloniales de Mixco y Chinautla. Hay que aclarar que el segundo de estos pueblos no se formó sino hasta finales del siglo XVIII, con emigrantes de Mixco que regresaron a las inmediaciones de la antigua capital de Chinautla Viejo o Beleh. El territorio comprendía las ruinas de Kaminaljuyú, y se extendía, por el oeste, hasta el cerro Alux, y por el este, hasta el Río de las Vacas. Comparado con los señoríos vecinos, quichés y cakchiqueles, el de Mixco o Beleh era muy pequeño. Sin embargo, se trataba de organizaciones distintas, pues los señoríos de los cakchiqueles chajomás y de Iximché, constituían ’naciones’ o vinak, mientras que el de Mixco era solamente un amak, o confederación de varios molab. Otros Señoríos y Centros de los Pokomames Gracias a los reconocimientos arqueológicos de Shook y a los estudios documentales realizados por Jorge Luján y Feldman, se ha podido conocer la existencia de otros sitios pokomames en el valle de Guatemala, los cuales pertenecen al Postclásico Tardío. Los documentos coloniales analizados, tanto por Luján como por Feldman, indican que hubo allí otro señorío importante, además del de Beleh, que correspondía a los antepasados del pueblo de Petapa. Ello, sin embargo, todavía no ha sido confirmado por evidencias arqueológicas, pues no se ha descubierto, hasta la fecha, ninguna ruina importante en las inmediaciones de ese pueblo, lo que pudiera identificarlo como la antigua capital de un señorío pokomam. En cambio, dentro del municipio de Santa Catarina Pinula, Shook 16 descubrió algunas ruinas que identificó como Canchón Graciela, Montaña y San Vicente, las cuales probablemente constituyeron durante el Postclásico Tardío una sola entidad política. Es probable, asimismo, que los españoles hayan dividido la antigua población de este señorío para formar con ella dos pueblos, uno en Pinula y otro en Petapa, pero esto es algo que también está por confirmarse. Había también otro señorío, el de Amatitlán, que Shook identificó como un sitio de ocupación tardía, al este del actual pueblo que lleva ese nombre. Dicho lugar, que según Shook pudo haber sido la antigua capital del señorío, Feldman cree que estaba bajo el dominio del señorío de Petapa. Esta última apreciación se basa en un documento de una familia prominente de este último lugar, pero tampoco ha podido ser confirmada por otras fuentes. A partir de los pocos datos conocidos, se puede concluir en que los señoríos pokomames del valle de Guatemala vivían en relativa paz mutua y no estaban organizados a un nivel superior de integración política. Es cierto que todos sus centros antiguos han sido descubiertos en lugares perfectamente defendibles (lo cual obedecía a una costumbre común en esa época), pero sólo en el caso del señorío fronterizo de Beleh hay evidencias de construcciones con intención claramente defensiva. En comparación con los quichés y los cakchiqueles estos grupos solían establecer, en la fronteras de sus territorios, centros menores de defensa. Como se acaba de decir, entre los pokomames del valle de Guatemala el fenómeno de las fortificaciones sólo se dio en Beleh, en la frontera con los cakchiqueles chajomás (los cuales tenían un centro importante a pocos kilómetros, en las inmediaciones de la aldea actual de San Antonio Las Flores), pero no existió en las fronteras con los demás señoríos pokomames. La falta de poderío territorial y político de los sitios pokomames, del valle de Guatemala, pudo haber sido balanceado por medio de alianzas con otros señoríos más fuertes. En efecto, en un litigio sobre tierras, del siglo XVI, los mixqueños sostenían que antes de la Conquista fueron aliados de los quichés de Utatlán. Como Utatlán y el propio señorío de Mixco eran enemigos de los cakchiqueles y rabinales, un ataque de estos últimos grupos, contra Mixco, podía desencadenar rápidamente la correspondiente respuesta bélica de los de Utatlán. De esa manera, los pequeños señoríos pokomames quizás pudieron mantener sus territorios e independencia, a pesar de la expansión de cakchiqueles y quichés. Fuera del valle de Guatemala, en el actual Departamento de Jalapa se ha descubierto un sitio arqueológico, del que John Fox ha publicado un mapa y al que ha llamado Pinula Viejo, que posiblemente perteneció a un señorío pokomam oriental. Los arqueólogos Alain Ichon y Rita Grignon han realizado un programa de investigaciones en esa región, el cual seguramente aportará interesantes y abundantes datos.

Conclusiones A pesar de que las fuentes sobre los pokomames no son tan ricas como las de la rama quiché, puede resumirse alguna información acerca de ellos. En primer término, es posible afirmar que los pokomames, al igual que las otras entidades etnolingüísticas del Altiplano de Guatemala, no formaron nunca una entidad política única. Durante el Postclásico Tardío, por lo menos, ocupaba esta etnia cuatro zonas, a saber: en Alta Verapaz, donde residían los pokomchíes; en el valle de Guatemala; en la región de Jalapa; y en la parte más occidental de El Salvador. Es evidente que su territorio no era continuo, sino que estaba separado por señoríos hablantes de otros idiomas. De esta manera, los rabinales y los cakchiqueles chajomás estaban intercalados entre los pokomames del valle de Guatemala y los pokomchíes de Alta Verapaz; en tanto que los pipiles y xincas separaban a los pokomames del Departamento de Jalapa, de los de El Salvador. Tampoco había integración política en cada una de estas zonas. En el valle de Guatemala, por ejemplo, existían dos o tres señoríos independientes, aunque probablemente no enemigos. Esta fragmentación política pudo haber contribuido a las pérdidas territoriales que sufrió este pueblo a manos de los mejor organizados señoríos del occidente (especialmente cakchiqueles), si bien ciertas alianzas balancearon quizás su débil organización. Pero tampoco debe olvidarse que los pokomames emprendieron, con éxito, una expansión territorial hacia el Oriente de Guatemala y el occidente de El Salvador, con métodos eficaces, aunque de manera menos organizada que los quichés y cakchiqueles.
Regresar   
GTCIT Revista
   Revista  Show & Tour Boletos Aereos  Familia, Hogar & Progreso
ENGLISH
GTCIT
Networks


      
Últimas Noticias
Sonora: Debido a las intensas nevadas l...
Tamaulipas: Capturan a quince personas q...
México D.F.: Sujeto con cocaína adheri...
México D.F.: Amplían mecanismos de coo...
San Luis Potosí: Localizan más de 600 ...
México, D.F.: Laboratorio en ciencia fo...
México, D.F.: Binomios caninos detectan...
Edomex: Detienen en flagrancia a un pres...
Tamaulipas: Tras persecución detiene a...
México, D.F.: Aseguran "Crystal" y mari...
Revista
Frida Kahlo: 260 mil visitas en la Scuderie de La Quirinale, Europa
Aniversario del Teatro Nacional: Concierto de la Orquesta Sinfónica Nacional
El régimen conservador de Rafael Carrera
La Federación Centroamericana, 1823-1840
La independencia y la anexión de Centroamérica a México
CAPÍTULO III LA ÉPOCA INDEPENDIENTE, 1821-1944
APÉNDICE 1 Valor equivalente del peso plata
Conclusiones Capítulo II: El régimen colonial, 1524 – 1821
Los años previos a la independencia
Presentan libro “Centro de Estudios Económicos Regionales” por Banco de la República en Cartagena


  Follow gtcit on Twitter Follow Us on Twitter
Fri, December 19 2014
Date & Time
Portada GTCIT Viajes, Hoteles y Vacaciones Vuelos y Boletos Aereos Préstamos y Créditos Madrid Barcelona
Ciudad de México Guadalajara Monterrey Puebla Tlaxcala Ciudad de Guatemala Guatemala
  Acerca de Nosotros Sugerir Contenido Reportar Contenido Inapropiado Trabaja con nosotros Publicidad en la Revista
GTCIT - Great City Magazine GTCIT
Investigación del Doctor ROBERT M. HILL, II Los Pokomames A principios del siglo